Liberados para un propósito

Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo: Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida (Hechos 5:19-20).

Dios estaba obrando de una manera poderosa a través de los apóstoles, y a los líderes religiosos de Jerusalén no les gustó. Hechos 5:17-18 dice que el sumo sacerdote arrestó a los apóstoles y los puso a todos en la cárcel.

No estuvieron mucho tiempo en prisión. Leemos: mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos. Esto fue fácil de arreglar para Dios. Todos los ángeles son espíritus ministradores enviados para ministrar a aquellos que heredarán la salvación (Hebreos 1:14). Dios envió a este ángel para ministrar a los apóstoles. Las puertas cerradas no son nada para Dios ni para aquellos a quienes Él usa.

 

Para hacer el trabajo, Dios envió a un ángel. Posiblemente, solo entendieron que se trataba de un ángel cuando lo vieron en retrospectiva. Los ángeles a menudo tienen apariencia humana, y puede que no siempre sea fácil reconocer a un ángel (como en Lucas 24:3-7 y Hebreos 13:2).

El ángel no solo abrió puertas, también tenía un mensaje: Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida. El ángel los liberó de la prisión, pero no iba a hacer la obra de predicar. Eso dependía de los apóstoles y también de nosotros.

Su rescate de la prisión fue maravilloso, pero con un propósito  para que pudieran continuar con su trabajo. Dios no los liberó principalmente por su seguridad o comodidad. Fueron puestos en libertad por una razón. En el futuro, no siempre fueron liberados.

La historia posterior de estos apóstoles y otros asociados con ellos en la iglesia primitiva, muestra que a veces Dios libera a través de milagros, otras veces no. De acuerdo con la historia y la bastante confiable tradición de la iglesia, los ángeles milagrosos no siempre los libraron.

– Mateo fue decapitado con una espada.
– Marcos murió en Alejandría después de ser arrastrado por las calles de la ciudad.
– Lucas fue colgado de un olivo en Grecia.
– Juan murió de muerte natural, pero intentaron hervirlo en aceite, aunque no tuvieron éxito.
– Pedro fue crucificado boca abajo en Roma.
– Santiago fue decapitado en Jerusalén.
A Jacobo el Menor lo lanzaron desde lo alto y luego lo golpearon con palos.
Felipe fue ahorcado.
– Bartolomé fue azotado y golpeado hasta la muerte.
– Andrés fue crucificado y predicó a todo pulmón a sus perseguidores hasta que murió.
– Tomás fue atravesado con una lanza.
– Judas fue asesinado con las flechas de un verdugo.
– Matías fue apedreado y luego decapitado – al igual que Bernabé.
– Pablo fue decapitado en Roma.

Esto nos recuerda que debemos confiar en Dios para cosas milagrosas y desear verlas cada vez más; pero hacemos esto sabiendo que Dios también tiene un propósito cuando no libra con mano milagrosa. También vemos que nosotros, como los apóstoles, somos liberados con un propósito no simplemente para vivir para nosotros mismos.

Haz clic aquí para el comentario de David de Hechos 5

Milagros extraños

Tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados (Hechos 5:15-16).

Estos primeros capítulos del libro de los Hechos cuentan la historia de los asombrosos primeros años de la iglesia, la comunidad de los discípulos de Jesús. Hasta este punto no se habían expandido mucho más allá de Jerusalén y era una temporada de una obra asombrosa de Dios.

Había milagros asombrosos y extraños. Las personas sacaban los enfermos a las calles. La gente estaba tan convencida de la realidad y el poder de lo que creían los cristianos, que pensaban que podían curarse con el mero toque de la sombra de Pedro.

Strange Miracles

Eso es lo que dice Hechos 5:15: que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. Note que no dice específicamente que las personas eran sanadas por la sombra de Pedro; simplemente nos dice que la gente pensaba que así sería y que tomaban medidas basadas en esta creencia. No sabemos con certeza si las personas se curaron realmente cuando la sombra de Pedro pasó sobre ellas.

En este caso, aparentemente incluso la sombra de Pedro se convirtió en un punto de contacto donde las personas liberaran fe en Jesús como sanador. Parece que la gente entendió bien lo que dijo Pedro en Hechos 3:12-16: que Jesús sana, incluso si hace Su obra de sanación a través de Sus apóstoles.

Puede parecernos una locura que alguien pueda ser curado por el toque de una sombra, pero sabemos que un toque de la ropa de Jesús curó a una mujer (Lucas 8:44). No había nada mágico en la prenda, pero fue una forma de liberar su fe. Del mismo modo, no había poder en la propia sombra de Pedro, pero había poder cuando una persona creía en Jesús para sanarlos, y el paso de la sombra de Pedro puede haber ayudado a algunos a creer.

Independientemente de cómo Dios eligiera traer la sanidad, no hay duda de que estuvo presente una obra notable, tanto que todos eran sanados. No debemos perdernos la conexión entre la pureza preservada en la primera parte de Hechos 5 (con la muerte de Ananías y el temor de Dios entre los cristianos) y el poder que se muestra aquí. Dios bendijo una iglesia pura, con poder espiritual.

Note que de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén. Note que se trataba de personas que venían a Jerusalén en lugar de que los apóstoles fueran a ellos. Esto era emocionante, pero no exactamente de acuerdo con el mandato de Jesús. Él les dijo a los discípulos que salieran a Jerusalén, a toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra (Hechos 1:8). Los apóstoles no abandonaron Jerusalén hasta que fueron forzados por la persecución.

¡Con todos los milagros que estaban sucediendo, tal vez necesitaban un milagro mayor de obediencia a Jesús!

Haz clic aquí para el comentario de David de Hechos 5

Agregados al Señor

Agregados al Señor

De los demás, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; mas el pueblo los alababa grandemente. Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres (Hechos 5:13-14).

A veces pensamos que cuando la iglesia viva como debería, será un imán que atraerá a todos aquellos que aún no creen en Jesús. Verán la pureza, el poder y la santidad de Dios entre Su pueblo y dirán: “Quiero unirme a esa gente”.

Added To the Lord

Supongo que funciona así a veces y en algunos lugares. Pero ciertamente no siempre. Aquí, en Hechos 5:13-14 vemos que cuando la santidad y pureza de la iglesia fue evidente para el mundo, ninguno se atrevía a juntarse con ellos.

Cuando todos supieron cómo Dios trató a Ananías y Safira, y cuán celosamente Dios guardaba la pureza de su pueblo, lo pensaron dos veces antes de unirse a la comunidad del pueblo de Dios. Tenían una reputación tan maravillosa de integridad que todos sabían que ser un seguidor de Jesús era algo serio.

Cuando Dios limpia la iglesia de esta manera radical, se siente doloroso – incluso traumático. Sin embargo, una de las cosas buenas que se derivan de ello es que hay mucho menos compromiso casual entre los creyentes. Por tanto, es más probable que las personas calculen el costo como Jesús dijo que deberían (Lucas 14: 25-33).

A pesar de la vacilación de algunos, leemos que  los que creían en el Señor aumentaban más. Leemos que se agregaban cada vez más creyentes al Señor. Aunque la gente sabía que ser cristiano era algo serio, el Espíritu de Dios seguía moviéndose con poder. Cada vez más personas se unían a la comunidad de los discípulos de Jesús.

De hecho, se agregaban en gran número. Leemos que se unían a los discípulos en gran número, así de hombres como de mujeres. Esta era la manera en que Lucas nos recordaba que la purificación de la iglesia relacionada con Ananías y Safira no causó ningún daño duradero. La obra de Dios siguió adelante.

Note la fraseología que el Espíritu Santo eligió para describir esto.  Los que creían en el Señor aumentaban más. Esto significa que se agregaban nuevos creyentes, pero se agregaban al Señor, no principalmente a una “iglesia” o a una persona o incluso a un movimiento. Eran añadidos al mismo Señor Jesús.

Cristiano, por favor entienda: su identidad fundamental es quién es usted como alguien agregado al Señor Jesús.

– Usted tiene una raza y una etnia; ésas no son su identidad fundamental.

– Usted vive en una nación y quizás pertenece a un partido político; ésas no son su identidad fundamental.

– Usted tiene una educación y algún tipo de clase económica; ésas no son su identidad fundamental.

-Usted pertenece a una determinada iglesia o denominación; ésas no son su identidad fundamental.

Usted ha sido sido agregado al Señor Jesús; usted está “en Cristo”. Esta es la identidad más grande y gloriosa. Regocíjese en él, descanse en él – y recuerde que es algo serio estar entre los que se agregan al Señor Jesús.

Haz clic aquí para el comentario de David de Hechos 5

Unidad – Un gran milagro

Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón (Hechos 5:12).

En este tiempo, la comunidad de los discípulos de Jesús todavía estaba centrada en Jerusalén. En esa ciudad, se reuníanen el pórtico de Salomón.  Esta era un área en el monte del templo. El segundo templo era un complejo enorme, con amplios pórticos y áreas cubiertas. Sin duda, los primeros cristianos se reunieron en un área particular del complejo del templo, en un área abierta para todos.

Unity - A Great Miracle

Esta fue una temporada de obras notables – muchas señales y prodigios. Aquí no se nos dice cuáles fueron estas señales y prodigios. Es de suponer que eran como las que vemos en otros lugares en Hechos y en los Evangelios: curaciones, liberación de poderes demoníacos y otras bendiciones inusuales.

En Hechos 4: 29-30, los discípulos le pidieron a Dios que hiciera algunas cosas: … concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Vemos a Dios respondiendo poderosamente esa oración al dar a los discípulos audacia para predicar la palabra de Dios y al obrar muchas señales y prodigiosa través de los apóstoles. Pidieron con fe y Dios respondió a sus oraciones.

Estos milagros fueron hechos por la mano de los apóstoles. En ese tiempo, Dios eligió hacer estas obras milagrosas por la mano de los apóstoles y no leemos acerca de Dios haciendo estos milagros a través de las manos de otros discípulos. Debemos confiar en que Dios elige sabiamente qué manos traerán un milagro. Aquí, Dios tenía un propósito al hacerlo a través de las manos de los apóstoles.

No sé ustedes, pero yo creo que Dios todavía hace milagros en la actualidad. No creo que nadie tenga el poder de realizar milagros cuando y como quiera; ese poder no se encuentra en ninguna persona. Pero Dios tiene poder para hacer cosas que van más allá de nuestra comprensión del orden natural. El Creador de las leyes normales de causa y efecto puede suspender esas leyes de vez en cuando como le plazca.

Es fácil ver lo milagroso cuando alguien es curado o liberado del poder demoníaco. Sin embargo, Dios hace muchos otros milagros que no se reconocen tan fácilmente como milagros. También vemos esto en Hechos 5:12: y estaban todos unánimes. Había una maravillosa unidad de corazón y propósito entre el pueblo de Dios.

A menudo, el hecho de que en el pueblo de Dios sean todos unánimes es una demostración más grande del poder del Espíritu Santo que cualquier señal o maravilla. Nuestros corazones egoístas y mentes obstinadas pueden ser más difíciles de mover que cualquier montaña. Las divisiones entre creyentes pueden ser más difíciles de curar que la peor enfermedad.

Crea en Dios por los milagros que Él concederá en Su sabiduría pero no olvide uno de los más grandes milagros: la verdadera unidad en Jesucristo entre Sus discípulos.

Haz clic aquí para el comentario de David de Hechos 5

El avivamiento es como el día del juicio final

El avivamiento es como el día del juicio final

Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron (Hechos 5:5-6).

Un hombre llamado Ananías, junto con su esposa, le mintieron a Dios y engañaron a la iglesia. Lo hicieron para parecer más generosos y espirituales de lo que realmente eran.

Sorprendentemente, Dios trajo un juicio rápido: Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Pedro no pronunció una sentencia de muerte sobre Ananías. No es asunto de la iglesia pronunciar una sentencia de muerte contra nadie. Pedro simplemente lo confrontó con su pecado y Ananías cayó muerto, y probablemente se sorprendió más que nadie cuando Ananías cayó muerto.

Revival Is Like Judgement Day

Este fue un castigo severo por un pecado que parece común en la actualidad. Algunos se preguntan si Dios fue demasiado duro, pero quizás la mayor maravilla es que Dios retrasa Su justo juicio en casi todos los demás casos. Ananías recibió exactamente lo que se merecía; simplemente no podía vivir en la atmósfera de pureza que caracterizaba a la iglesia en ese momento.

Este juicio sobre Ananías debe verse en el contexto de su tiempo. Esta era una etapa crítica para la iglesia primitiva y tal impureza, pecado, escándalo e infiltración satánica podrían haber corrompido a toda la iglesia en su raíz. En aquel entonces, la iglesia era toda “raíz”, las ramas aún no se habían desarrollado. Podemos suponer que una de las razones por las que no vemos el juicio de Dios así hoy es porque la iglesia de Dios tiene muchas ramas. Incluso si todo el cuerpo de Cristo en los Estados Unidos se corrompiera a través del escándalo o el pecado, hay mucha fuerza en otras partes del árbol alrededor del mundo.

Lo que Dios hizo aquí en Hechos 5 muestra que está mal suponer que siempre hay más tiempo para arrepentirse, más tiempo para estar bien con Dios, más tiempo para ser honesto con Él. Cualquier tiempo dado por Dios es un regalo inmerecido que no le debe a nadie; nunca debemos asumir que siempre estará ahí.

Hubo un resultado inmediato: Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. El propósito de Dios se cumplió en la iglesia como un todo. Esto era evidencia de una gran obra de Dios entre su pueblo.

Cuando Dios comienza a moverse de una manera poderosa entre su pueblo, a menudo comienza con la exposición del pecado, lo que lleva al arrepentimiento radical. Dios no permitiría un encubrimiento; esto iba a quedar al descubierto para que el pueblo de Dios tomara el pecado en serio.

 A menudo pensamos que el avivamiento es algo triunfante, que se mueve de gloria en gloria. El verdadero avivamiento de Dios es glorioso, pero a menudo comienza como el día del juicio para la iglesia. Pero después del juicio y después de que las cosas se arreglan, fluye una verdadera bendición.

Si Dios está “limpiando la casa” en su iglesia o en su vida, no lo desprecie. Podría ser el comienzo del avivamiento por el que usted ha estado orando.

Haz clic aquí para el comentario de David de Hechos 5

Satanás y mi pecado

Satanás y mi pecado

Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios (Hechos 5:3-4).

Cuando pecamos, ¿de quién es la culpa? A veces nos gusta afirmar que el diablo nos hace pecar. No quiero defender al diablo, ¡pero Satanás no hace todo de lo que se le culpa! La verdad es que el mundo, la carne y el diablo trabajan juntos para llevarnos al pecado y la ruina. Hechos 5 es un ejemplo de esto.

Satan and My Sin

En una época de gran generosidad entre los primeros cristianos, un hombre llamado Ananías y su esposa Safira quisieron ser conocidos como personas súpergenerosas. Vendieron una heredad. Luego, fingieron dar todo el dinero de la venta a la iglesia, pero en realidad se quedaron con parte del dinero para ellos.

Este fue un pecado lamentablemente innecesario. Pedro le dijo a Ananías, reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? Pedro comprendía que la tierra y su valor realmente pertenecían a Ananías; era completamente libre de hacer con ella lo que quisiera. Su crimen no era retener el dinero, sino dar a entender engañosamente que lo dio todo.

Este fue un pecado tan grave que Pedro tuvo que confrontar públicamente a Ananías. Cuando Pedro habló, Ananías debe haberse sentido destrozado. Ciertamente, esperaba elogios por su espectacular regalo, pero en cambio fue reprendido. Pedro vio que Satanás estaba obrando, incluso a través de un hombre como Ananías, que se contaba entre los creyentes.

No hay duda de que Satanás hizo su obra en el corazón de Ananías. Pero Pedro también describió su pecado de otra manera: ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? Satanás había llenado el corazón de Ananías, sin embargo, Pedro pudo preguntarle por qué había puesto esto en tu corazón. Satanás puede influir en la vida de un creyente, incluso en un creyente lleno del Espíritu, pero no puede pecar por uno. Ananías tuvo que ponerlo en su corazón.

Necesitamos practicar la guerra espiritual, sabiendo que nuestros verdaderos enemigos son espirituales (Efesios 6: 10-20). Debemos estar en guardia contra Satanás y todas sus estrategias.

Sin embargo, si usted es un creyente, recuerde – Satanás no puede hacerlo pecar. Él puede tentarlo, gritarle, intentar engañarlo o asustarlo, pero el diablo no puede pecar por usted.

Así que, mientras está usted en guardia contra Satanás y sus estrategias, también asegúrese de tener doble cuidado de mantener un corazón abierto ante Dios. Cuide lo que pone en su corazón. No tenga miedo de confesar su corazón. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros (Santiago 4: 7).

Haz clic aquí para el comentario de David de Hechos 5

Imagen y realidad

Imagen y realidad

Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles (Hechos 5:1-2)

Dios se estaba moviendo de una manera poderosa entre los primeros cristianos. El movimiento de los seguidores de Jesús era tan reciente, tan nuevo y tan lleno de vida que ni siquiera habían tomado el título de “cristianos” eso vendría después. Pero incluso sin ese nombre, eran una comunidad de amor, poder y gran generosidad.

Image and Reality

Se ha dicho que siempre que Dios se mueve de una manera poderosa, el diablo también comienza a moverse. Hay algo de verdad en eso. A medida que la iglesia crecía y prosperaba, Satanás no se rindió – se puso a trabajar. La estrategia de Satanás de asustar a los cristianos para que callaran no funcionó, así que trató de atacarlos desde adentro.

Satanás atacó a la iglesia en un punto fuerte: la gran generosidad descrita al final de Hechos 4. Allí leemos de un hombre llamado Bernabé que fue especialmente generoso –y la gente notó su generosidad.

Entonces, leemos de cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer que vendió una heredad. Después de ver la gran generosidad de Bernabé y lo mucho que lo respetaron (Hechos 4: 36-37), Ananías y Safira decidieron que querían recibir el mismo respeto.

Aquí está el problema: una vez que vendieron la tierra, Ananías y Safira se quedaron con parte del precio. Vendieron la heredad y dieron solo una parte, pero insinuaron que lo habían dado todo sacrificialmente. Hicieron un mal uso del dinero para “comprar” la imagen de ser radicalmente generosos y, al mismo tiempo, se quedaron con una buena parte.

En una época en la que Dios se movía de manera notable, la codicia y mal uso del dinero por parte de esta pareja era una amenaza para la obra de Dios. No era solo Ananías –  leemos, también su mujer lo sabía. Fueron socios en el engaño. Tal vez originalmente habían prometido vender la tierra y darle todo el dinero a Dios y les habían dicho a otros que harían eso. Pero cuando tuvieron el dinero en la mano, dijeron: “No tenemos que darlo todo – pero digámosle a todos que lo hicimos”.

Había mucho mal en el pecado de Ananías y Saphira, mal que iba más allá del intento de engañar a Dios y a la iglesia.

Le faltaron el respeto a Dios y defraudaron al Señor. Lo hicieron por una ambición retorcida de ser considerados personas maravillosas. Les importaba más tener la imagen de ser generosos que realmente ser generosos. Arrogantemente pensaron que eran lo suficientemente inteligentes como para pecar de esta manera y no ser descubiertos.

No funcionó. El encubrimiento planeado de nuestro pecado no funciona. Eventualmente, se exponen las cosas que son solo imagen y no realidad.

Hoy, pídale a Dios que lo guarde de las orgullosas mentiras que promueven la imagen de piedad, cuando la realidad se queda corta.

Haz clic aquí para el comentario de David de Hechos 5

Una iglesia generosa

Una iglesia generosa

Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad (Hechos 4:34-35).

Al repasar los primeros capítulos de Hechos, nos impresionan las muchas descripciones de la generosidad y el compartir de los primeros cristianos. Leemos de la comunidad cristiana en Jerusalén que no había entre ellos ningún necesitado. Nadie pasaba hambre ni le faltaba lugar donde vivir, porque los cristianos se cuidaban unos a otros.

A Giving Church

Eso requería una generosidad radical: todos los que poseían heredades o casas, las vendían. Entre los aproximadamente 5,000 cristianos que había en Jerusalén en ese momento, algunos eran ricos. Estos creyentes ricos no eran gravados en un programa de redistribución de ingresos. Todos daban generosamente y Dios proveía. Recuerde que los cristianos de Jerusalén estaban compuestos en gran parte por visitantes que llegaban como visitantes en Pentecostés – eran refugiados del extranjero y tenían necesidades especiales.

Sigo observando que esto lo hicieron entre la comunidad de cristianos. No leemos que lo hicieran por todos los que vivían en Jerusalén. Los cristianos tienen la responsabilidad de cuidar a los que son hermanos en la fe. Tenemos la oportunidad de ayudar a los que están fuera de la iglesia, pero no creo que tengamos la responsabilidad. Simplemente no veo en las Escrituras que los cristianos sean responsables de alimentar, vestir y dar techo a todos en la tierra. Pero somos llamados a cuidar de los nuestros.

Entre los creyentes, se repartía a cada uno según su necesidad. Desafortunadamente, pronto se abusó de esta generosidad. Más tarde, Pablo enseñó sobre quiénes deberían recibir ayuda y cómo debían recibir ayuda. Las instrucciones de Pablo incluyen:

– La iglesia debe discernir quiénes son los que realmente necesitan ayuda (1 Timoteo 5: 3).
– Si uno puede trabajar para mantenerse a sí mismo, no está realmente necesitado y debe satisfacer sus propias necesidades (2 Tesalonicenses 3: 10-12, 1 Timoteo 5: 8, 1 Tesalonicenses 4:11).
– Si la familia puede mantener a la persona necesitada, la iglesia no debería hacerlo (1 Timoteo 5: 3-4).
– Los que reciben apoyo de la iglesia deben devolver algo a la iglesia (1 Timoteo 5: 5, 10).
– Es correcto que la iglesia examine la conducta moral antes de apoyar (1 Timoteo 5: 9-13).
– El sustento de la iglesia debe ser para las necesidades más básicas de la vida (1 Timoteo 6: 8).

Creo que hoy en día la iglesia hace un mejor trabajo con esto de lo que la mayoría de la gente cree. Por supuesto, los cristianos siempre pueden y deben mejorar y hacer más. Pero no puedo pensar en una sola organización voluntaria que haga más para alimentar, vestir y albergar a los suyos y a los pobres del mundo que la iglesia.

Hoy, pregúntele a Dios si hay algún creyente necesitado al que Él quiera que usted le ayude y confíe en que, si lo hay, el Espíritu Santo le mostrará y le guiará. Hágalo con la sabiduría bíblica dada por Pablo y otros, ¡pero hágalo!

Haz clic aquí para el comentario de David de Hechos 4

Megapoder, megagracia

Megapoder, megagracia

Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos (Hechos 4:32-33).

En Hechos 2: 44-45 vimos el corazón compartido de la iglesia primitiva. Esos versículos nos dicen cómo compartían entre ellos e incluso vendían sus posesiones para ayudarse mutuamente. Eso era cierto de la iglesia cuando eran alrededor de 3.000. Ahora, el número de cristianos era mucho mayor y todavía tenían ese corazón compartido.

Mega Power, Mega Grace

Leemos de esta gran generosidad: la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía. Esto era cierto de la multitud, no solo de unos pocos. Por decirlo de una manera sencilla, consideraban a las personas más importantes que a las cosas. Esta unidad era una evidencia maravillosa de la obra del Espíritu de Dios entre ellos.

James Boice hizo una observación interesante sobre esta unidad en la iglesia primitiva. No era unidad de conformidad, donde todos son presionados para ser exactamente iguales. Esta unidad era algo más grande que eso; era la unidad del Espíritu de Dios, centrada en Jesús.

Debido a su unidad, tenían todas las cosas en común. Reconocían la propiedad de Dios de todo; todo le pertenecía a Dios y a su pueblo. Debido a que Dios había tocado sus vidas tan profundamente, les resultaba fácil compartir todas las cosas en común.

Era maravilloso ver la unidad y generosidad de estos primeros cristianos. ¡A todos les encantaría vivir en una comunidad como esa! Sin embargo, esos corazones centrados en Jesús también experimentaron algo más: con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús. Este gran poder era, paradójicamente, tanto el resultado como la raíz de su actitud unificada y generosa. Ponían a Dios en primer lugar, a las personas en segundo lugar y a las cosas materiales en un distante tercero.

También notamos que daban testimonio de la resurrección. Vemos el lugar central que ocupó la resurrección de Jesús en el mensaje de los primeros cristianos. Predicaban a un Jesús resucitado.

Leemos que abundante gracia era sobre todos ellos. La gracia es el favor de Dios. Sin sonar demasiado sentimentales, podemos decir que la gracia de Dios es Su sonrisa desde el cielo. Es el favor y la bondad de Dios para su pueblo. Aún mejor, esta no  era solo gracia – era una gran gracia. Un comentarista dice que, literalmente, esta era una megagracia. La frase gran poder puede entenderse como megapoder.

¿Notó usted para quién era esto? Leemos que esta megagracia era sobre todos ellos. No solo sobre unos pocos apóstoles especiales, sino sobre todos.

Hoy, enfóquese radicalmente en el Jesús resucitado. Reciba los dones de Su generosidad y espíritu de unidad. Luego, reciba Su megapoder y su megagracia. ¡Es para todos nosotros!

Haz clic aquí para el comentario de David de Hechos 4

El denuedo que necesitamos

El denuedo que necesitamos

Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios (Hechos 4:31).

¿Ha visto usted a Dios responder a la oración? Espero que sí. Yo ciertamente he visto a Dios responder a muchas oraciones. Pero nunca he visto una respuesta a una oración como la que leemos en Hechos 4:31. Cuando los discípulos oraron pidiendo a Dios que les diera denuedo y continuara Su obra y entonces el lugar en que estaban congregados tembló. Dios les dio un terremoto como una señal única de su complacencia. No sabemos la magnitud del temblor. Tal vez se sintió en toda la ciudad, tal vez solo en el vecindario o tal vez solo en el lugar en que estaban congregados.

The Boldness We Need

Las paredes de la habitación en la que se encontraban no tenían vida, ¡pero Dios las sacudió! Las paredes respondieron al poder del Espíritu Santo, pero esas paredes no cambiaron, ni se convirtieron en un lugar santo especial donde el Espíritu de Dios siempre habitara. De manera similar, una persona puede ser sacudida por el Espíritu Santo sin ser transformada o habitada por el Espíritu de Dios.

El temblor de las paredes fue asombroso y recordado durante mucho tiempo. Sin embargo, hubo algo aún más poderoso que sucedió ese día: todos fueron llenos del Espíritu Santo. No se pierda esas palabras: fueron llenos del Espíritu Santo, otra vez. La experiencia que todos tuvieron en Pentecostés en Hechos 2 no fue una experiencia única. Cuando leemos el Libro de los Hechos desde el principio hasta este punto, vemos que para Pedro, esta cuenta como la tercera vez que se dice específicamente que fue lleno del Espíritu Santo.

Yo creo en el bautismo del Espíritu Santo – la biblia nos habla de esta obra de Dios en el creyente. Pero la idea de que el creyente solo puede ser lleno del Espíritu Santo una vez y  que el bautismo del Espíritu Santo solo es esa única vez  – esa idea es incorrecta. Los creyentes pueden tener una maravillosa y primera entrega al poder del Espíritu. Debemos ser continuamente llenos del Espíritu Santo y hacer de nuestra “inmersión” en Él una experiencia constante.

Su llenura del Espíritu no fue la única respuesta a la oración. Oraron pidiendo denuedo en Hechos 4:29, y Hechos 4:31 dice: hablaban con denuedo la palabra de Dios. Su denuedo fue un regalo de Dios, recibido a través de la oración. No fue algo que intentaran desarrollar por sí mismos.

Un comentarista señaló que la idea detrás de esta palabra para denuedo es “contarlo todo”. Decían la verdad y no ocultaban nada.

¡Necesitamos más de este denuedo hoy! tenemos que contarlo todo. A veces ocultamos deliberadamente la obra de Dios en nuestra vida a otras personas que realmente se beneficiarían al oír hablar de ella.

Hoy, ore por más denuedo del Espíritu Santo en su vida y recíbalo por fe.

Haz clic aquí para el comentario de David de Hechos 4